octubre 23, 2007

Atentado y asesinato en el ministerio de Seguridad bonaerense. ¿Nadie fue?

Fecha y lugar: madrugada del 19 de octubre, Planta Transmisora de Comunicaciones del ministerio de Seguridad, barrio Aeropuerto, partido de La Plata, provincia de Buenos Aires.

Acontecimiento: tres policías fueron ejecutados y luego acuchillados mientras cumplían servicio como custodios de la dependencia. El hallazgo de los cadáveres se produjo alrededor de las 6 de la mañana, cuando arribó al lugar quien debía cumplir el relevo del servicio. Encontró dos de los cadáveres dentro de una garita y el restante, también muerto, tirado en los pastizales del predio.

Nombre de las víctimas: sargento Pedro Germán Díaz, de 45 años, oficiales Ricardo Torres Barbosa, de 26, y Alejandro Rubén Vatalaro, de 27. Ambos oficiales, egresados de la escuela de Policía Juan Vucetich en enero último.




¿Quién fue?. Nadie fue....

"Quién fue" y "Nadie fue", apuntan a realizar más de una pregunta y a obtener más de una respuesta. Más de un sentido. Por un lado, destacar que a pesar de la variedad de hipótesis hasta ahora barajadas, no se tiene en cuenta la posibilidad de que el atentado, por sus características y los destinatarios, podría tratarse de un operativo comando de ultra izquierda. Por el contrario, las especulaciones vertidas por el gobierno y el kirchnerismo giran alrededor de un acto perpetrado por un grupo "mafioso" de ultra derecha e, incluso, por policías exonerados por la gestión de León Arslanián, ministro que llegó a aventurar que el crimen de los policías podría tratarse de "una venganza".

Por otro lado, el "quién fue" y el "nadie fue", se refieren a la ausencia de las autoridades del Ejecutivo nacional provincial: ¿Quién fue a los velatorios de los policías asesinados?. Nadie, excepto el gobernador Felipe Solá. A pesar de la magnitud del crimen, agravado por haber atentado contra una dependencia de seguridad del gobierno, la totalidad del espectro político debe haber considerado que no era exigible su presencia física y era suficiente brindar opiniones de horror, en lugar de compromiso. Del oficialismo, no concurrieron ni el presidente de la Nación, ni el vicepresidente, y a la vez candidato a gobernador de la provincia donde mataron a los policías, Daniel Scioli, como tampoco el ministro del Interior, Aníbal Fernández. Ninguno de ellos se acercó a las familias de las víctimas ni al entierro. Tampoco lo hicieron los candidatos a presidente y gobernador de los principales partidos de la oposición.

Retórica electoral y cero presencia

Presidente Néstor Kirchner: En distintas oportunidades, siempre desde el atril o un palco, manifestó su "profundo repudio" y enumeró, según su interpretación, los móviles posibles del crimen: “Se pueden dar tres variantes: un ajuste de cuentas mafioso, una casualidad o con los juicios que se llevan adelante”, en alusión a las causas reabiertas referidas a derechos humanos. Agregó: "Este hecho realmente nos conmociona y nos genera muchísimas incertidumbres (...) No es casualidad que cuando vamos llegando a una definición electoral aparezcan cosas que definitivamente queremos dejar atrás. Hay muchos sectores e intereses que indudablemente fueron tocados en esta etapa y se fue terminando la impunidad". También especuló con la posibilidad de que el atentado pudiera provenir de algún sector perdidoso de la oposición: "Hay algunos que quieren volver hacia atrás y matener los nichos mafiosos, que están desesperados porque la gente no los acompaña con el voto y tratan de generar estas situaciones". Sin nombrarlo, se refirió en particular a Juan Carlos Blumberg: "Incluso hay algunos que han mentido sobre títulos que no tenían y que se juntan con sectores que tuvieron que ver con la feroz dictadura". El Presidente advirtió en público que se debe investigar "a fondo" quiénes fueron los autores del hecho y no el simple hallazgo de "perejiles".

Cristina Kirchner: Su primera declaración fue hecha desde la ciudad santafesina de Rafaela, en un acto proselitista. La candidata consideró las circunstancias del hecho como "sumamente extrañas" y advirtió: "Por más que nos golpeen, no nos van a derrotar".

Daniel Scioli: Enterado del suceso, el candidato a gobernador por la provincia de Buenos Aires se apartó de la agenda proselitista y desde su reclusión, expresó: "Los asesinos que cortaron ese sueño de manera brutal nos deben encontrar unidos en la defensa de la vida. A la barbarie y la impunidad la debemos enfrentar entre todos".

Elisa Carrió, quien aspira a convertirse en jefe máximo del país, recomendó "prudencia" antes de hacer evaluaciones apresuradas e instó a "dejar actuar a la justicia" para arribar al esclarecimiento del crimen. En la misma línea, Margarita Stolbizer, candidata a la gobernación de Buenos Aires, también por Coalición Cívica, expresó sorpresa, ya que "nadie estaba preparado para esperar semejante cosa" y llamó a "poner todo el esfuerzo para esclarecerlo".

Roberto Lavagna, candidato presidencial por Una Nación Avanzada (UNA), calificó el crimen de "fusilamiento horrendo", y Jorge Sarghini, candidato a gobernador por el mismo partido, expresó que los policías "fueron acribillados de manera inexplicable dentro del propio Ministerio de Seguridad" y exhortó a "investigar rápidamente lo sucedido e informar a la población".

Francisco de Narváez, candidato a gobernador bonaerense por el PRO: "Es un día negro para la Argentina"

2 comentarios:

El Pasquín dijo...

La verdad que sobre este caso todavía no sé que pensar. La paranoia del gobierno me da asco, ya lo vivimos con el camionero loco que supuestamente quiso asesinar a Kirchner y con el avión de Cris que despistó. En cuanto a la acusación sobre Blumberg me parece un golpe demasiado bajo, no se puede, siendo presidente, decir ese tipo de cosas sin ninguna prueba.

El tema es fuerte, todavía no sé que pensar.

(OtrosCantares de un) Ojo abierto dijo...

Pasará el tiempo y crecerá el olvido, como el caso de J.López. Aunque con una diferencia: López tiene quien reclame por él. Estos tres policías, fuera de sus familiares y algunos camaradas, no.