agosto 03, 2008

"TOO MUCH"


Cristina Kirchner, excepto contadas y condicionadas situaciones, como entrevistas acordadas con “periodistas estrella”, nunca antes se había prestado a dialogar con la prensa. Ni cuando fue candidata a senadora, ni como senadora, ni como candidata a presidente, ni como Presidente. Por esa razón, la convocatoria a la conferencia de prensa en la residencia de Olivos resultó ser, en sí misma, la noticia.

La cita capturó la atención y despertó expectativas sobre cómo se desenvolvería la Presidente en una situación nunca antes experimentada. Se la presentía tensa y cometiendo furcios; algo imaginable, por tratarse de su primera vez. Pero no fue así. Supo dominar sus gestos verbales y no verbales, articuló un tono de voz controlado con la palabra “gracias” al cierre de cada respuesta, y hasta regaló muecas diplomáticas.

El costo de la inexperiencia en este tipo de acontecimiento en nuestro país se vio reflejado en la prensa nacional. Faltó “equipo” entre los reporteros, quienes no compensaron entre ellos la posibilidad de insistir o repreguntar sobre contenidos vagos sostenidos por la entrevistada, como el tema INDEC, o inexactitudes vertidas sobre la financiación del proyecto del Tren Bala que, por nombrar algunos de los puntos oscuros de su discurso, quedaron flotando entre sus respuestas. Hasta se dio el lujo de afirmar, sin retruque: "Volvería a hacer todas y cada una de las cosas que hice".

Con ese tenor, la conferencia revistió un carácter de diálogo ficticio sostenido por preguntas que oficiaron como pie de letra de los temas que la Presidente tenía previsto, y estudiado, hablar; como los de Cobos, Moreno, INDEC, cambios en el gabinete, y la “125”, entre otros. Un monólogo de casi dos horas, ensamblado por un cuestionario previsible que ofició de hilo conductor, donde la anfitriona manipuló contenidos y estiró los tiempos de “respuesta” para que luego, transcurrido algo más de sesenta minutos, comenzara a mirar con insistencia su reloj, dando a entender que ya había saciado en demasía al auditorio y era “too much” extenderse ad infinitum. No tuvo la oportunidad de participar una gran parte de los periodistas acreditados ni surgieron todas las preguntas, y respuestas, que se esperaban escuchar.

Sutilezas lingüísticas
Entre las expresiones de la entrevistada se repitieron términos que constituyen el patrimonio retórico del oficialismo: “adjetivación”, “modelo”, “satanización”, y “mediáticamente”, entre otros, los que contribuyeron para construir el “relato” de la señora Presidente durante la conferencia de prensa.

Presentación en sociedad
Tuvieron la oportunidad de aparecer en escena el vocero presidencial, Miguel Núñez, y el can de la pareja presidencial.

Link: Transcripción literal de la conferencia de prensa celebrada en la residencia de Olivos el sábado 2 de agosto de 2008

8 comentarios:

Sanata dijo...

Finalmente y como siempre, se las rebuscó muy bien para no decir nada de nada.

CLAUDE dijo...

Y queda mal con todo el mundo: ¿Quién va a dejar de criticar a un mandatario que no permite que le re-pregunten las cosas cuando se hace el boludo contestando cualquier cosa? Digo, medio al pedo querer quedar bien dando conferencias así.

(OtrosCantares de un) Ojo abierto dijo...

De a poquito, paciencia, amigo.
Diez conferencias más y pule el estilo.

autormat dijo...

Inteligente observación, esta:

"Sutilezas lingüísticas.
Entre las expresiones de la entrevistada se repitieron términos que constituyen el patrimonio retórico del oficialismo: “adjetivación”, “modelo”, “satanización”, y “mediáticamente”, entre otros, los que contribuyeron para construir el “relato” de la señora Presidente durante la conferencia de prensa."

Juan de los Palotes Medrano dijo...

Que mina insufrible! Deberían pagarnos por tener que escucharla diciendo las permanentes pelotudeces que dice...

(OtrosCantares de un) Ojo abierto dijo...

Operación maquillaje comunicacional: basada sobre una imagen más modosita y menos crispada. En cuanto a sustancia: tan vacía y mentirosa como siempre.
Saludos,

cristina_sin k dijo...

¿Cuánto tiempo podrá durar con su nuevo look suavizado inaugurando escuelas y entregando llaves de vivienda?. Poco, porque ya no hay plata y tiene que recomprar deuda argentina...

Anónimo dijo...

Cristina se abrió a full a la prensa. Ahora tiene quien le haga los reportajes dentro de la Rosada.